Montañeras Mayores Mater Salvatoris

Actividades
montaneras-mayores
  • Crónica Acampada Mayores.

    Un año más, las montañeras del Mater Salvatoris hemos podido disfrutar de la esperada Acampada que todas ansiábamos. Además, este año, al contrario que el resto, nos hemos dividido: las montañeras pequeñas y los montañeros por un lado, y las montañeras mayores y medianas por otro en el Valle de Abedules, en Miraflores de la Sierra.

    Una vez ahí, nos despedimos del día arriando las banderas, después nos fuimos a cenar rápido para disfrutar de un juego nocturno muy divertido que nos habían preparado las de 1º de Bachillerato. A la hora de irse a dormir, al igual que en los campamentos hicimos el examen de conciencia, un momento en el que por fin, después de todo el día, podemos hablar a solas tranquilamente con Jesús y la Virgen analizando todo lo que hemos hecho durante el día para así mejorarlo.

    El sábado, nada más despertarnos
    izamos las banderas encomendando nuestro día a la Virgen, luego desayunamos
    rápidamente para ponernos a andar. Estaba claro de Dios nos había regalado ese
    día porque amanecimos con el sol en lo alto sin ninguna nube que le rodease.

    El primer tramo lo hicimos en silencio, para ofrecerle el día al Señor. Esta marcha se nos hizo muy amena ya que nos íbamos animando las unas a las otras con canciones.

    Tras haber recuperado nuestras
    fuerzas, nos pusimos otra vez en marcha para poder llegar a la cima que nos
    tenía preparada la Virgen. El último tramo fue un poco más costoso ya que había
    más pendiente de lo normal pero gracias al apoyo de todas conseguimos coronar
    la cumbre.

    Una vez ahí celebramos misa junto con las medianas, que habían subido por otro lado y coincidimos en lo alto. Después de comer, descendimos para volver al campamento, ducharnos y tener tiempo para ensayar nuestra velada.

    Esa tarde noche, antes de arriar, tuvimos la suerte de tener una Exposición del Santísimo para velar por la pañoleta que recibiría una montañera de 3º de la ESO al día siguiente. Tras haber cenado fuimos a una sala donde tuvo lugar la velada . Para acabar el día como es debido, hicimos el examen de conciencia y nos fuimos agotadas a dormir.

    Al día siguiente, tuvimos día de campamento, izamos, desayunamos y tuvimos nuestro ratito de oración. Durante toda la mañana tuvimos una gymkhana muy entretenida repleta de numerosas pruebasque nos habían organizado las de 1º de Bachillerato. Una vez acabada, tuvimos el arriado final, donde se impuso la pañoleta y se realizó la entrega de insignias y galones. Justo después comimos y tras un tiempo de descanso, volvimos a Madrid.

    A la vuelta pensábamos que ya se
    había acabado pero no, rezamos el rosario de una manera muy especial, de este
    modo nos despedimos de la Virgen y después celebramos misa con todas las
    montañeras y montañeros.

    Volvimos a nuestras casas con una
    alegría inmensa y con el propósito de poner en práctica todo lo aprendido en nuestro
    día a día.

    Por Cristo, por la Virgen, por España, MÁS, MÁS Y MÁS

    Sol Corchado. Pañoleta roja, 4 ESO.