ACAMPADA 2017: El Piélago, Toledo.

Después de un curso genial y lleno de aventuras llegó la tan esperada acampada de montañeras. El viernes 31 de marzo al acabar las clases nos fuimos a merendar, y, tras jugar un rato, cargamos las maletas en los autobuses y ¡nos pusimos rumbo a Toledo!

Al llegar a El Piélago nos distribuimos por patrullas, dejamos las cosas en nuestras cabañas y fuimos corriendo a arriar las banderas. Después de cenar pudimos jugar escondiéndonos por el campamento; hicimos el examen de conciencia y fuimos a la cama para descansar, pues nos esperaba un día increíble.

El sábado, después de hacer un poco de gimnasia, izar las banderas y desayunar, cogimos nuestras mochilas y  empezamos a andar con un sol espléndido que nos indicaba un gran día de excursión. A lo largo de la marcha teníamos una misión, preparar la velada de esa noche (cerca del campamento había un circo que había perdido la ilusión y cada patrulla tenía que animar a un miembro del circo: trapecistas, mimos, payasos, los animales…) Así que todas, con mucha ilusión y con la vista puesta en nuestra cima, comenzamos a pensar cómo sería nuestra actuación. Y, tras una breve ascensión, pudimos contemplar una magnífica vista de la Sierra de Gredos, luego continuamos la marcha hasta llegar nuestra cima de ese día, el pico San Vicente, donde todos los montañeros participamos en la Eucaristía.  Después de la comida tuvimos un rato de descanso, tras el que pudimos hacer el silencio de cumbres, dando gracias a Dios por los regalos del día y los que aún quedaban por llegar.

DSC_3421

DSC_3416

Durante la bajada rezamos el Rosario por patrullas. Y ya de vuelta en el campamento tuvimos la reunión por patrullas en la que vimos cómo “un montañero está dispuesto a servir”. Luego todos juntos tuvimos una Hora Santa durante la cual pudimos acompañar un ratito a Jesús, y en la que renovaron su compromiso los montañeros que tienen pañoleta.

DSC_3436

Después de arriar las banderas y haber cenado llegó la tan esperada velada que con tanto entusiasmo habíamos estado preparando durante el día. Fue una noche llena de alegría donde el circo consiguió trasmitirnos mucha ilusión y donde no faltaron las risas.

DSC_3482

DSC_3668

El domingo teníamos preparado un gran juego, por patrullas teníamos que ir buscando a los personajes del circo y superar una serie de pruebas, hicimos pirámides humanas, nos inventamos chistes, corrimos sin parar… ¡qué bien nos lo pasamos! Después de lo más importante del día, la Misa, comimos e hicimos las maletas para dejarlo todo preparado. No se nos podía olvidar rezar el Rosario a nuestra Madre a la que tanto teníamos que agradecer esta acampada. Tras la entrega de pañoletas, insignias y galones, hicimos el arriado final de banderas y cantamos tan fuerte como pudimos nuestro himno.

DSC_3772

Todas llegamos a Madrid agotadas, pero con muchas ganas de contar en casa lo que habíamos vivido y sobre todo con ganas de poner en práctica todo lo aprendido en estos fantásticos días.

Ana, subjefa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *